Estás aquí
Una vigilia por la comunidad inmigrante en San Carlos Cincinnati Inmigración 

Una vigilia por la comunidad inmigrante en San Carlos

ELVIA SKEENS
elviaskeens@gmail.com  

CINCINNATI, Ohio  —  Este sábado 25 de febrero de 2017  hay una invitación especial para que familias enteras, jóvenes, miembros de organizaciones locales, representantes de instituciones, líderes comunitarios y todas las personas que defienden los derechos de los inmigrantes, lleguen hasta la iglesia San Carlos Borromeo, en Carthage y apoyen una causa noble y emotiva que está coordinando la activista mexicana María Cabrera, madre de un DREAMer universitario y de dos adolescentes nacidas en los Estados Unidos.

La comunidad hispana se unirá en una vigilia de oración por los inmigrantes, en la iglesia San Carlos Borromeo, en Carthage, este sábado 25 de febrero de 2017.  (Cortesía/IJPC-Archivos)
La comunidad hispana se unirá en una vigilia de oración por los inmigrantes, en la iglesia San Carlos Borromeo, en Carthage, este sábado 25 de febrero de 2017. (Cortesía/IJPC-Archivos)

Se trata de una vigilia de oración para implorar por la situación actual y, en especial, un momento de convivencia religiosa para dar a conocer quiénes son realmente aquellos que se llaman “inmigrantes indocumentados”.

Bajo el lema “Vamos a conocer a nuestra comunidad inmigrante”, el evento que dirige el grupo de Justicia y Paz de la iglesia San Carlos, espera recibir a muchas personas y compartir las historias de tres inmigrantes hispanos/latinos, quienes describirán como las nuevas directrices de la orden ejecutiva de Trump afectaría sus vidas.

Todo empezará a las 6:00 p.m. con la celebración de la misa.

A las 7:00 p.m. se encenderán velas para unirse en la vigilia.

A las 8:00 p.m. inmigrantes narrarán sus propias historias.

A las 9:00 p.m. continuarán con música y alabanzas.

La iglesia San Carlos está ubicada frente al antiguo edificio del Centro Hispano Su Casa, en el 115 W Seymour Ave., Cincinnati, OH 45216.

“Deseamos, en el alma, quitar de la mente de muchos ese concepto equivocado: NOSOTROS LOS INMIGRANTES NO SOMOS CRIMINALES”, dijo a La Jornada Latina María Cabrera, coordinadora de la celebración de oración del grupo de Justicia y Paz de la iglesia San Carlos.

En los proyectos de María, para defender los derechos de los trabajadores y la población inmigrante, sus hijos José, Esther y Karina siempre juegan un papel importante.  

Como familia, ellos imitan el ejemplo de su madre, quien supo salir adelante tras enfrentarse a los momentos más duros por violencia doméstica.

En los últimos días, ellos se han convertido en voceros de su propia historia al describir sus temores cuando han sido entrevistados por medios locales de comunicación mientras participan en acciones pro derechos de la comunidad inmigrante, los refugiados y alzan sus voces contra las medidas de Trump.

La familia Cabrera es un símbolo de fuerza.  

Juntos oran por la comunidad inmigrante.

Juntos luchan por los derechos de todos.

Juntos abrazan a su comunidad hispana/latina.

Juntos seguirán adelante proclamando ¡Si se puede!

Artículos relacionados