Estás aquí
Madres inmigrantes exigen “alto” a la separación de familias Cincinnati EE.UU. Feature Inmigración 

Madres inmigrantes exigen “alto” a la separación de familias

ELVIA SKEENS
elviaskeens@gmail.com  

CINCINNATI, Ohio  —  Lupe González tenía miedo hasta de darnos su nombre cuando le preguntamos cómo se siente ante la incertidumbre que existe tras la firma de las acciones ejecutivas del presidente Donald Trump.

Hay miedo generalizado.  La comunidad indocumentada no sabe qué sucederá.  

Latinas caminan con pancartas que dicen “alto a la separación de familias” durante una manifestación en el vecindario de Price Hill.  Madres inmigrantes entrevistadas recientemente expresaron sentir miedo al pensar en la deportación. (LJL/Elvia Skeens)
Latinas caminan con pancartas que dicen “alto a la separación de familias” durante una manifestación en el vecindario de Price Hill. Madres inmigrantes entrevistadas recientemente expresaron sentir miedo al pensar en la deportación. (LJL/Elvia Skeens)

A poco más de un mes de haber asumido el poder, ya se empezó a sentir los efectos en la comunidad inmigrante, sobre todo cuando se vio, en televisión nacional, como una madre mexicana fue deportada “sin clemencia” mientras sus hijos lloraban desconsoladamente.  

“Vi en las noticias como fue deportada una mexicana que se llama igual que yo y que de la misma forma como yo he llorado pensando en mis hijos, quien sabe cuántas veces ella habrá llorado sin consuelo al sentir que no puede estar con ellos cuando regresan de la escuela, no puede cocinarles, ni lavarles la ropa, ni tampoco abrazarlos y besarlos cada noche antes de dormir”, dijo a La Jornada Latina, Lupe González, una residente de Fairfield.

“Esto es injusto, demasiado doloroso y algo en lo que no puedo dejar de pensar”, agregó la madre hispana, al referirse al caso de Guadalupe García-Rayos, quien fue retenida por ICE y deportada el 9 de febrero de 2017, luego de acudir a una cita de rutina con Inmigración, en Arizona.

García-Rayos tenía un caso pendiente.  En el 2008 fue sorprendida durante una redada en el parque acuático donde trabajaba y se comprobó que utilizaba documentos falsos.

Durante todos estos años, obedeciendo el seguimiento de su condición, había atendido todas las citas de comparecencia, pese a que contaba con una orden de deportación pendiente desde julio de 2013.

Bajo las políticas de deportación de la administración anterior, García no se consideraba como prioridad; pero, de acuerdo a la nueva orden de Trump, ella se clasificaba entre las prioridades. De la noche a la mañana todo cambió.

“Señor Trump, trate de ayudar a las madres inmigrantes con hijos nacidos aquí.  Estos niños no tienen la culpa de nada, ellos son ciudadanos de este país así como lo es usted; tienen el derecho de crecer en su tierra, pero no es justo que lo hagan sin sus padres”, manifestó Rosa Mata, de Hamilton.

“La familia es lo más importante…cómo pueden quedar los hijos si ven que su madre es detenida y la tienen que deportar.  Cómo se les explica a los niños una situación así, ellos no entienden lo que es la deportación, ni se imaginan lo difícil que sería separarlos de sus padres”, señaló Paula Gómez, de Cincinnati.

“A las autoridades de Inmigración les digo que una familia unida es la motivación más grande para los niños y jóvenes de nuestra comunidad.  Si se empiezan a separar familias, ¿qué va a pasar con nuestra sociedad?…no podemos permitir que siga creciendo el miedo entre nosotros y que los hijos no quieran ir a las escuelas porque están asustados pensando que al regresar a casa alguien llegó y se llevó a su mamá o a su papá, o tal vez a los dos”, explicó Ángela Martínez, de Forest Park.       

Junto a ella, su hermana Ramona, fue incapaz de sostener la conversación porque no paraba de llorar. Solo alcanzó a decir: “esto es duro, muy duro…no destruyan los hogares, no sigan separando familias”.

Artículos relacionados