Estás aquí
Cifra de muertos en incendio en Londres llega a 17 Feature 

Cifra de muertos en incendio en Londres llega a 17

LONDRES — Bomberos londinenses, traumatizados por la devastación que presenciaron en el incendio de un edificio residencial que cobró al menos 17 víctimas fatales, intentaban asegurar el inmueble el jueves para poder seguir buscando víctimas.

Una niña mira los mensajes de apoyo a las víctimas, desaparecidos y a los afectados por el incendio que arrasó la Torre Grenfell, en Londres, el 15 de junio de 2017. Un impresionante incendio arrasó el inmueble de viviendas, de 24 plantas, en el este de Londres en la víspera. (AP Foto/Alastair Grant)
Una niña mira los mensajes de apoyo a las víctimas, desaparecidos y a los afectados por el incendio que arrasó la Torre Grenfell, en Londres, el 15 de junio de 2017. Un impresionante incendio arrasó el inmueble de viviendas, de 24 plantas, en el este de Londres en la víspera. (AP Foto/Alastair Grant)

Había familias enteras desaparecidas y se daba por seguro que la cifra de víctimas mortales aumentaría en el edificio Grenfell Tower de 120 apartamentos, donde las llamas se propagaron con gran rapidez en las primeras horas del miércoles, cuando la mayoría de la gente dormía. La jefa de bomberos Dany Cotton dijo que sería un “milagro” hallar a alguien más con vida.

Dada la inseguridad en el edificio de 24 pisos, ingenieros estructurales colaboran con los bomberos para apuntalarlo y poder completar una búsqueda “milimétrica” en el inmueble, dijo Cotton.

Algunos vecinos arrojaron a un bebé y otros niños por las ventanas, y según testigos varios adultos también saltaron.

“Hablé con uno de mis bomberos que estaba muy cerca cuando alguien saltó por la ventana. Estaba llorando, y es un bombero profesional”, dijo Cotton a Sky News. “Nos gusta pensar que somos ‘rudos y duros’ y héroes sí, son héroes, pero tienen sentimientos y estaban absolutamente horrorizados por los sucesos de ayer”.

Más de 200 bomberos trabajaron durante toda la noche, y algunas zonas del edificio seguían considerándose inseguras. Una vez despejado el humo, los vecinos del barrio trabajador y multiétnico de North Kensington sólo podían mirar con estupor la estructura calcinada.

A los bomberos les está costando asimilar la situación, señaló Cotton. “Nos gusta pensar que somos ‘duros’, héroes. Son héroes, pero tienen sentimientos y la gente está completamente desolada”.

En el incendio, que comenzó el miércoles de madrugada en el bloque de 24 pisos, también dejó 74 heridos, 18 de ellos en estado crítico, y un número indeterminado de desaparecidos. Un grupo de inquilinos llevaba años denunciando el riesgo de incendio.

Hasta 600 personas vivían en los 120 apartamentos de la torre Grenfell. Tras anunciar la nueva cifra de 12 muertos el miércoles por la tarde, el comodoro Stuart Cundy dijo que “tristemente creemos que este número aumentará”.

La primera ministra británica, Theresa May, prometió una investigación y tenía previsto visitar el lugar el jueves. El alcalde de Londres, Sadiq Khan, dijo que habría que responder muchas preguntas sobre la seguridad de decenas de otros edificios residenciales en la capital británica.

La Brigada de Bomberos de Londres dijo haber recibido los primeros avisos sobre el incendio a las 00:54 de la madrugada, y que sus primeros vehículos llegaron en seis minutos.

Los sobrevivientes narraron sus frenéticos intentos de escapar del incendio en plena noche.

“Las llamas, nunca he visto algo como eso. Me recordó al 11 de septiembre”, dijo Muna Ali, de 45 años, aludiendo a los ataques contra Estados Unidos en septiembre de 2001. “El incendio comenzó en los pisos superiores. Oh, Dios mío, se extendió muy deprisa. Se había extendido por completo en media hora”.

La causa del incendio se está investigando.

Se han reunido más de un millón de libras (1,27 millones de dólares) para ayudar a las víctimas de la tragedia, mientras voluntarios y organizaciones caritativas trabajaban toda la noche para encontrar cobijo y comida para las personas que habían perdido sus hogares.

Las donaciones de alimentos, ropa, zapatos y otros objetos eran tan numerosas que algunas iglesias y mezquitas empezaron a rechazar nuevas donaciones.

Artículos relacionados