Estás aquí
Católicos hispanos comparten tradición Guadalupana Cincinnati Feature La Mega 1 México 

Católicos hispanos comparten tradición Guadalupana

Por ELVIA SKEENS

elviaskeens@gmail.com  

CINCINNATI, Ohio — Todos los años, al acercarse el 12 de diciembre, las comunidades hispanas católicas se preparan para la gran celebración Guadalupana que recuerda las apariciones de la Virgen María, al indígena Juan Diego, en la región del Tepeyac, en México, en 1531.

Eran tiempos de colonización y relata la historia que María, con rasgos indígenas, le apareció repentinamente a este humilde hombre, elegido como vocero de su mensaje de paz.

Origen de la devoción  

La estatua de la Virgen de Guadalupe, en Windsor, Ohio tiene 50 pies de alto. Es una obra de arte en concreto de Richard Hyslin, cubierta con más de 450,000 mosaicos multicolores. (LJL/Elvia Skeens)
La estatua de la Virgen de Guadalupe, en Windsor, Ohio tiene 50 pies de alto. Es una obra de arte en concreto de Richard Hyslin, cubierta con más de 450,000 mosaicos multicolores. (LJL/Elvia Skeens)

“Diez años después de la conquista de México, el día 9 de diciembre de 1531, Juan Diego iba rumbo al Convento de Tlatelolco para oír misa. Al amanecer llegó al pie del Tepeyac. De repente oyó música que parecía el gorjeo de miles de pájaros”.

De igual manera, destacan los textos históricos, que la Sagrada Madre le habló a Juan Diego en lengua azteca y le encomendó una misión.

“Muy sorprendido se paró, alzó su vista a la cima del cerro y vio que estaba iluminado con una luz extraña. Cesó la música y en seguida oyó una dulce voz procedente de lo alto de la colina …subió presurosamente y al llegar a la cumbre vio a la Santísima Virgen María en medio de un arco iris, ataviada con esplendor celestial. Su hermosura y mirada bondadosa llenaron su corazón de gozo infinito mientras escuchó”.

Después de fracasados intentos de Juan Diego para llevar su mensaje, María, le dio una prueba fehaciente que quedó marcada -para siempre- en su tilma y, desde entonces, se convirtió en esta devoción católica que une a México con el mundo.

Compartiendo tradiciones

A la Virgen de Guadalupe también se le conoce como “La Morenita”, “La Guadalupana”, “Nuestra Señora de Guadalupe” y “La Morena del Tepeyac”.   Se identifica como Patrona de México y Emperatriz de América Latina.  En Estados Unidos se invoca como Patrona de los Inmigrantes.

Al llegar diciembre, las iglesias católicas con comunidades hispanas empiezan a coordinar los preparativos de la gran Fiesta Guadalupana.  Tiendas y establecimientos comerciales que llevan su nombre en honor a la Sagrada Madre, organizan celebraciones especiales con misas, rosario, danzas indígenas y convivencias para compartir la devoción en Cincinnati, Dayton, Hamilton y el norte de Kentucky.

Las parroquias St. Julie, en Hamilton; IHM, en Anderson; St. Mary, en Dayton; San Carlos, en Carthage y el Centro de Amistad, diócesis de Covington, se caracterizan por sus misas con flores y mariachis, el tradicional canto de “Las Mañanitas”, dramatización de las apariciones en vivo, bailes prehispánicos, tamales, champurrado y ponche caliente para todos.

Santuario en Windsor, Ohio   

A unas cinco horas de Cincinnati y muy cerca de la ciudad de Cleveland se encuentra el Santuario de la Virgen de Guadalupe, en el pueblo de Windsor, Ohio. (6601 Ireland, Rd. Windsor, OH 45099)

Es el hogar del Centro de los Sirvientes de María para la Paz, organización fundada por el diácono Ed Heinz y su esposa Pat como recinto de adoración para fortalecer la devoción mariana.

En el centro de la granja, frente a un lago rodeado de un rosario de luces gigante, reposa una de las estatuas de la Virgen de Guadalupe más grandes del mundo con 50 pies de alto, cubierta con más de 450,000 mosaicos de colores diseñada por Richard Hyslin, de Mission, Texas, en 1995.

Artículos relacionados