Estás aquí
Debora Kay Burstion – Una activista completa en Cincinnati Cincinnati Feature La Mega 1 Ohio 

Debora Kay Burstion – Una activista completa en Cincinnati

Por MARCO TRUJILLO

mtrujillo@cchbinc.com   

CINCINNATI, Ohio — Pocas veces se oye hablar de una activista tan completa como lo fue Debora Kay Burstion, mejor conocida en la comunidad como “Debbie”.  

Debora Kay Burstion, mejor conocida en la comunidad como “Debbie”. (Marco Trujillo)
Debora Kay Burstion, mejor conocida en la comunidad como “Debbie”. (LJL/Marco Trujillo)

El 13 de enero nos encontramos con esa mala noticia:  Debbie había muerto repentinamente por complicaciones de una infección ósea a la edad de 65 años.

¿Pero quién fue Debbie y por qué la ciudad de Cincinnati se ha conmocionado tanto con esta lamentable pérdida?

Debbie nació el 10 de junio de 1952 en Cincinnati.

Ella fue una alumna destacada en el área de educación.  

En 1990 se tituló como trabajadora social en la Universidad de Cincinnati.  Fue ahí donde empezó su gran carrera de defender la vida y los derechos de los demás con su peculiar y picara personalidad.

Era difícil pasarla por alto ya que su personalidad era única, simpática, tierna, directa y, a veces, totalmente honesta; ella decía lo que tenía que decir.

Como no querer a Debbie si a los enfermos les llamaba familia.  Trabajó en casos de violencia familiar, ayudó a las mujeres de la calle, educó en las cárceles y trabajó con personas que tenían problemas de adiciones.

Era muy divertido ver como se desenvolvía en la comunidad.  Los vagabundos sabían quién era Debbie.  Conocía a todos en la ciudad y sabia como hablar con cada grupo.

Su increíble personalidad era completamente singular.

Por más de dos décadas ella ayudó y educó a la comunidad LGBTQ y a las personas con VIH/SIDA. 

Debbie y sus compañeros de trabajo, Marco Trujillo y Jerry Bedford, repartiendo información de VIH, ETS y condones en Kroger de Price Hill. (LJL/Marco Trujillo)
Debbie y sus compañeros de trabajo, Marco Trujillo y Jerry Bedford, repartiendo información de VIH, ETS y condones en Kroger de Price Hill. (LJL/Marco Trujillo)

Ella fue de las primeras personas que invitaba a la comunidad a hacerse estas pruebas y nunca tuvo miedo, a pesar de la desinformación que hubo de esta pandemia a principios de los 80’s donde varios amigos muy queridos de ella perdieron la batalla a causa del SIDA.

Realmente su enseñanza causó un gran impacto en la comunidad.

Ella decía que algunas personas nacen para afrontar al mundo, tomarlo y proteger a los desvalidos.

Debbie no tenía puestos de alto nivel ni le interesaba tenerlos.

Ella trabajaba con trabajadoras sexuales en la prevención del VIH, caminando a pie por las calles y proporcionando condones.  Ahora estamos seguros de que ella le salvo la vida a muchas personas haciendo esto.

Se bajaba al nivel de cada persona a hablar con ellos.

Simplemente ella era una persona hermosa y llena de virtudes.

Y no hablemos de su espectacular “macaroni & cheese” que le pedían en todas las fiestas y reuniones.  Era famosísimo.  Nunca alguien podrá igualar su receta.  Era simplemente ¡fenomenal!

Ella trabajo en organizaciones como NAACP y YWCA, proporcionando educación sexual de acuerdo con la edad de cada individuo.

Fue también educadora con los extintos Voluntarios del SIDA de Cincinnati.

En el momento de su muerte, ella trabajaba en The Central Community Health Board, trabajando en programas como Fuera de las Calles de Anna Louise Inn para educar a las trabajadoras sexuales y educando personas con adicción a las drogas, y repartiendo condones en las barberías de diferentes vecindarios.

Debbie también era la encargada de atender la feria de salud de las mujeres de Santa Maria Community Services.

Como parte de la celebración del bicentenario de Cincinnati en 1988, ella fue una de las 200 personas nombradas “Greater Cincinnatians”.

En el 2015 recibió una proclamación del ayuntamiento por trabajar incansablemente más de 25 años proporcionando educación sexual y de prevención al público.  Podríamos seguir mencionando más premios por su gran labor.

Debbie amaba a su familia y a sus amigos.  Due una gran hermana, madre, abuela, bisabuela, tía y prima. Fue una estupenda compañera de trabajo.

Donde quiera que estés Debbie, te vamos a extrañar.

Artículos relacionados