Estás aquí

Trump se reúne con alumnos para hablar sobre armas

Por CATHERINE LUCEY y MATTHEW DALY

WASHINGTON (AP) — Con narraciones estrujantes de vidas perdidas y seguridad robada, estudiantes con voz quebrada y padres temblando de ira exhortaron el miércoles al presidente Donald Trump a que deje a un lado la política y proteja a los alumnos estadounidenses del azote de la violencia con armas.

El presidente Donald Trump habla durante una sesión para escuchar a estudiantes de secundaria, profesores y padres en el Comedor de Estado de la Casa Blanca en Washington, el miércoles 21 de febrero de 2018. (AP Foto/Carolyn Kaster)
El presidente Donald Trump habla durante una sesión para escuchar a estudiantes de secundaria, profesores y padres en el Comedor de Estado de la Casa Blanca en Washington, el miércoles 21 de febrero de 2018. (AP Foto/Carolyn Kaster)

El mandatario escuchó atentamente mientras las emociones se hacían sentir en la Casa Blanca, y prometió tomar medidas, como la posibilidad de dar armas de fuego a los maestros.

Viéndose frente a la angustia personal generada por el tiroteo en Parkland, Florida, en el que murieron 17 personas, Trump dijo: “No queremos que otros pasen por la clase de dolor que ustedes han sufrido”.

Ante él estaban familias dolientes que intentaban hallar respuestas. Pocos hicieron sugerencias concretas, pero algunos hablaron en favor de elevar la edad mínima para poder adquirir armas de asalto.

Samuel Zeif, estudiante en Parkland, dijo que ha oído de jóvenes de 15 años que adquieren fusiles. Cary Gruber, padre de un alumno de la misma ciudad, le rogó a Trump: “No es cuestión de izquierda o derecha… Si no puedes comprar una cerveza, no deberías poder adquirir un arma de fuego”.

Andrew Pollack, cuya hija Meadow fue asesinada en la balacera, hizo notar las masacres escolares que han ocurrido en el país y afirmó que la cuestión ahora no gira en torno a las leyes sobre armas, sino en corregir el problema en las escuelas.

“Debería haber ocurrido sólo un tiroteo en una escuela, y deberíamos haber corregido el problema, y estoy furioso. Por mi hija; no la volveré a ver”, afirmó Pollack. “El cementerio Rey David, ahí es a donde voy a ver a mi hija ahora”.

Trump les pidió a los asistentes que le dieran sugerencias. Prometió ser “muy firme en las verificaciones de antecedentes”, y añadió que “vamos a hacer muchas otras cosas”. Habló también sobre su interés en la idea que algunos profesores entrenados porten armas ocultas, algo que su gobierno “examinará con mucho cuidado”.

Trump, firme partidario del derecho a poseer y portar armas, de todas formas ha dado indicios en los últimos días de estar dispuesto a sopesar ideas que no se ajustan a la ortodoxia de la National Rifle Association organización que defiende los derechos respecto a las armas, incluidas las restricciones de edad para adquirir armas de asalto. Los propietarios de armas forman una parte crucial de su base de seguidores.

Más de 40 personas se reunieron en el Comedor de Estado. Entre el grupo había seis estudiantes de Parkland acompañados por sus padres. También estaban Darrell y Sandra Scott, cuya hija fue asesinada en el tiroteo en Columbine, Colorado, y Nicole Hockley y Mark Barden, que perdieron hijos en el ataque contra la primaria de Sandy Hook, Connecticut. También había alumnos y padres del área de Washington.

Julia Cordover, presidenta de la sociedad de alumnos en la secundaria Marjory Stoneman Douglas, le dijo entre lágrimas a Trump que fue “lo suficientemente afortunada de poder llegar a casa desde la escuela”.

“Confío en que usted hará lo correcto”, agregó.

No todos los estudiantes afectados por la balacera acudieron a la Casa Blanca.

David Hogg, que ha sido uno de los alumnos que ha pedido activamente la implementación de un control de armas, fue invitado pero declinó, dijo su madre Rebecca Boldrick.

“Su argumento fue que (Trump tiene que) venir a Parkland; nosotros no vamos a ir para allá”, señaló.

El periodista televisivo Geraldo Rivera cenó con Trump en su club privado de Palm Beach el fin de semana y dijo que el mandatario estaba “profundamente afectado” tras visitar el viernes a los sobrevivientes de Parkland. En un correo electrónico, Rivera dijo que el presidente habló sobre la idea de elevar la edad mínima requerida para adquirir armas de asalto.

Trump “indicó firmemente que va a actuar para fortalecer las verificaciones de antecedentes”, afirmó Rivera.

La senadora demócrata Dianne Feinstein y su colega republicano Jeff Flake dijeron que presentarán un proyecto de ley para elevar la edad mínima requerida para adquirir fusiles a vendedores de armas, incluidas armas de asalto como el AR-15.

“Un chico demasiado joven para comprar una pistola debería ser demasiado joven para adquirir un #AR15”, afirmó Flake en Twitter. La propuesta que presentará con Feinstein elevaría la edad mínima para personas que no pertenezcan a las fuerzas armadas de 18 a 21 años, la misma edad requerida para comprar una pistola.

La NRA siglas en inglés de la asociación defensora de los derechos sobre armas no respondió a una solicitud para que diera sus comentarios.

Durante todo el miércoles, los noticieros televisivos mostraron tomas de estudiantes que sobrevivieron a la violencia mientras marchaban hacia el capitolio estatal de Florida para exigir leyes sobre armas más estrictas. También hubo protestas en Washington: cientos de estudiantes de suburbios de Maryland acudieron a un mitin en el Capitolio y de allí siguieron hacia la Casa Blanca.

Artículos relacionados

%d bloggers like this: