Estás aquí
Venezuela: Rinden homenaje a creador de sinfónicas juveniles Arte y Cultura Entretenimiento Feature Latinoamerica 

Venezuela: Rinden homenaje a creador de sinfónicas juveniles

Por JORGE RUEDA

CARACAS, Venezuela (AP) — Miles de venezolanos desfilaron el domingo frente al féretro de José Antonio Abreu, un economista y exlegislador convertido en músico visionario y fundador de una red de orquestas sinfónicas infantiles y juveniles que convirtió a Venezuela en un poderoso productor de músicos talentosos.

Una niña toca el violín afuera del auditorio donde se realiza el funeral del director de orquesta sinfónica José Antonio Abreu, en Caracas, el 25 de marzo del 2018. (AP Foto/Ariana Cubillos)

La muerte de Abreu, de 78 años, fue anunciada el sábado por sus familiares. No se informó de la causa, pero había estado luchando con varias enfermedades desde que hace unos años se retiró de El Sistema, como se conoce al programa de educación musical.

El féretro con los restos mortales de Abreu fue recibido a primera hora de la mañana en la sede de El Sistema con honores militares. La capilla ardiente se instaló en la sala de conciertos del recinto donde una orquesta sinfónica y coros, en que se turnaron sus discípulos de variadas edades, rindieron homenaje con piezas memorables de compositores como Johann Sebastian Bach y Ludwig van Beethoven, entre otros.

Antes de ser trasladado a la sede de El Sistema, el presidente Nicolás Maduro ofreció un homenaje final a Abreu y colocó sobre su féretro una réplica de la espada de Simón Bolívar, que El Libertador recibió en 1825 tras el triunfo en las batallas Junín y Ayacucho.

Abreu fue maestro y mentor de jóvenes figuras como Gustavo Dudamel, considerado por algunos como uno de los grandes directores de orquesta de la actualidad con una carrera internacional en ascenso, y Edison Ruiz, contrabajista y el músico más joven que haya ingresado en la Orquesta Filarmónica de Berlín.

Vista del funeral del director de orquesta sinfónica José Antonio Abreu en Caracas, el 25 de marzo del 2018. (AP Foto/Ariana Cubillos)

Dudamel y Ruiz encabezan la larga lista de cotizados productos de este programa gubernamental.

El Sistema, el principal legado de Abreu a la música venezolana y mundial, fue fundado en 1975 con la esperanza de proporcionar algún día a todos los niños venezolanos el acceso a una educación musical de calidad.

“El abuelo”, como llamaban muchos de los niños a Abreu, era un apasionado por la excelencia que insistía que “la cultura para los pobres no puede ser una pobre cultura. Debe ser grande, refinada, ambiciosa, avanzada”.

El Sistema se creó en 1975 bajo la primera administración del entonces presidente socialdemócrata Carlos Andrés Pérez. En la actualidad, el programa financiado por el gobierno afirma actualmente poner a un millón de niños venezolanos en contacto con la música clásica a través de una red de cientos de coros infantiles y juveniles, orquestas y centros de música repartidos por todo el país.

A nivel internacional, su modelo de enseñanza se ha extendido a más de 60 países, mientras que su marquesina, la Orquesta Juvenil Simón Bolívar, se codea con los grandes en las salas de conciertos de primer nivel desde Nueva York hasta Londres.

Más recientemente, la excelente reputación de la institución, y de Abreu, se vio afectada como resultado de numerosas críticas, algunas relacionadas con su gestión y muchas otras por los estrechos vínculos del programa con Maduro, cuyo gobierno socialista ha sido acusado de socavar la democracia venezolana.

En 2014, en medio de una ola de mortíferos disturbios antigubernamentales, Abreu y Dudamel aparecieron junto a Maduro en televisión nacional celebrando entonces una reciente gira europea y revisando los planos de la “Sala Dudamel”, financiada por el gobierno y diseñada por el arquitecto Frank Gehry, de Los Ángeles. El músico nunca respondió públicamente a las críticas.

Entre los muchos galardones recibidos destaca el Premio Príncipe de Asturias de las Artes en 2008.

El Sistema desarrolló un sencillo método de enseñanza con una filosofía que permite a los estudiantes aprender por la práctica, mientras que en gran medida la teoría se introduce a lo largo del camino.

Los instrumentos son elegidos de acuerdo con la inclinación y las habilidades de cada niño, y son gratuitos para la mayoría, pues de otro modo no podrían darse el lujo de tenerlos, según Abreu, quien también fue ministro de Cultura a comienzos de la década de 1990.

Muchos de los profesores son músicos que fueron capacitados a través del mismo sistema.

Artículos relacionados