Estás aquí
Pittsburgh protesta contra la separación de familias Feature Inmigración La Mega 1 Pittsburgh 

Pittsburgh protesta contra la separación de familias

Más de 2,000 personas estuvieron presentes en la marcha “Families Belong Together”. Los asistentes llevaron letreros en español. (Cortesía/Robert Ware)

Por TARA SHERRY-TORRES

tara@tstproductions.com

PITTSBURGH, Pensilvania  — Era un día soleado y caluroso, el sábado 30 de junio de 2018, en un perfecto verano de Pittsburgh para disfrutar al aire libre.  

Sin embargo, más de 2,000 personas dejaron a un lado su agenda de diversión para decir “NO” a la separación de familias.

Un joven asistente al “rally” muestra un colorido letrero que exige “las familias deben permanecer unidas”. (Cortesía/Robert Ware)

Los manifestantes se reunieron en Mellon Park, en el centro de Pittsburgh, como parte de una acción nacional llamada “Families Belong Together”, una protesta contra la política del gobierno de Trump de separar familias en la frontera de México con Estados Unidos.

La gente viajó desde todo el suroeste de Pensilvania para asistir a la concentración, con un solo enfoque en mente: la unidad y la importancia de mantener unidas a las familias.

Los asistentes llevaron carteles que decían: “Los valores familiares son derechos humanos”, “Las familias permanecen unidas” y “Las familias juntas, ¡separadas nunca!”.
La energía del “rally” reflejó el significado del evento.

La protesta pacífica incluyó a niños de todas las edades, tomados de la mano y sentados en los hombros de sus padres, jugando en la fuente y llevando carteles que pedían el fin de la separación familiar, mientras todos coreaban “Si se puede”.

Los oradores de los grupos activistas locales, incluidos Pittsburgh United y Casa San José, que también participaron en la acción en Washington D.C, reunieron a la multitud para convocar a la reunificación, así como a una política integral de inmigración.
La separación de las familias en la frontera se debió al anuncio del Fiscal General, en mayo de 2018, asumiendo una política de “cero tolerancia” a la inmigración de indocumentados.

El 20 de junio, Trump firmó una orden ejecutiva que pone fin a la política de separación familiar, pero no antes de que se produjera el daño.

Según la revista Time, del 19 de abril al 31 de mayo, alrededor de 1,995 niños fueron separados de aproximadamente la misma cantidad de adultos en la frontera con Estados Unidos.

Alrededor de 50 de esos niños fueron enviados al Holy Family Institute, en Pittsburgh.

Artículos relacionados