Estás aquí

¿Cómo mantener a niños y jóvenes alejados del estrés?

Los padres deben mantenerse relajados, ya que la tranquilidad y el buen estado de ánimo motivan a los hijos. (pixabay.com)

Por TARA SHERRY-TORRES

tara@tstproductions.com

COLUMBUS, Ohio —  Los estudiantes pueden sentirse estresados especialmente cuando comienza el ajetreo del nuevo año escolar y los días perezosos del verano se quedan atrás.

Los niños y jóvenes tienden a sentirse abrumados y ansiosos por el cambio y las nuevas responsabilidades que se avecinan.

Como adultos, a veces, no tomamos el tiempo para enseñar a los jóvenes técnicas que les ayuden a calmarse y manejar la ansiedad.

Enseñar técnicas de relajación a los niños es una inversión que les servirá bien a lo largo de toda su carrera académica y más allá.

A continuación, algunas ideas sencillas que puede enseñar a sus hijos y servirán para calmar su mente y sus nervios cada vez que comienzan a sentir estrés.

1. Observación y conciencia

El primer paso para controlar el estrés es estar consciente de que se siente estresado.

Usted puede notarlo en su hijo cuando muestra ciertas conductas diferentes, pero ¿lo nota su hijo?

Cuando comience a ver señales de estrés en su hijo haga que pare lo que está haciendo y observe cómo se siente en ese momento.

Deben sentarse cómodamente y en silencio con los ojos cerrados.

Pídales que miren dentro de sí mismos e identifiquen las emociones que están sintiendo.

¿Saben por qué sienten estas emociones? ¿Ocurrió algo? ¿No les gusta el proyecto en el que están trabajando?

Al darle a su hijo unos minutos para que se detenga, reflexione e identifique cómo y por qué se siente de esta manera, tendrá la autoconciencia necesaria para comprender sus propias emociones y desencadenantes.

2. Identificando el estrés

De forma similar al ejercicio anterior, realizar un escaneo corporal puede ayudar a su hijo a identificar dónde se muestra el estrés en su cuerpo y luego aprender a liberarlo.

Pídale que se siente en silencio y cierre los ojos, imaginando una luz tenue que empiece en sus pies y que luego se concentre en esa misma luz viajando a diferentes partes de su cuerpo.

En cada punto, invite a su hijo a soltar cualquier sentimiento negativo que pueda tener en las diversas partes de su cuerpo.

Después de haber guiado la luz a todas las partes del cuerpo entre los pies y la cabeza, invítelo a volver a poner la luz en esas áreas corporales donde no se sienta bien.

Pídale que describa lo que están sintiendo, motivándole a liberar de nuevo cualquier sentimiento negativo que pueda tener ahí.

3. Técnicas de respiración

Simplemente detener lo que está haciendo y respirar profundo puede traer la calma a la mente. Cuando observe que su hijo comienza a sentirse ansioso, pídale que pause lo que están haciendo y respire profundo.

A medida que se vuelve más consciente de sus propias emociones, se convertirá en una práctica que puede hacer por sí mismo.

Pruebe este ejercicio de respiración:

Comience por respirar en su estómago a través de su nariz, a medida que su estómago se llena completamente de aire, empieza a llenar sus pulmones completamente con aire.

Cuando se sienta tan lleno como sea posible, libere lentamente a través de la nariz desde la parte superior de la garganta, hacia abajo a través de los pulmones y exhale completamente desde el estómago.

Repita tantas veces como lo necesite.

4. Escribir un diario

Una buena manera de desarrollar autoconciencia emocional y procesar cualquier sentimiento o pensamiento negativo que su hijo pueda estar experimentando es el diario.

Simplemente sentarse en silencio durante unos minutos y alentar a su hijo a escribir cualquier sentimiento, bueno o malo, puede ayudarlo a superar las emociones.

No lo haga sentir como una tarea de escritura.  La ortografía y la gramática no necesitan ser correctas ni tampoco tiene que leer lo que escribe.

Fomente la práctica del diario entre cinco y diez minutos por día.

5. ¡Urge relajarse!

Puede ser realmente fácil para los niños quedar atrapados en el estrés y las expectativas del mundo de los adultos. Así que siempre permítales relajarse.

Asegúrese de darle prioridad al tiempo libre para hacer lo que ellos quieran, ya sea una siesta, un juego en su habitación, jugar afuera o cualquier otra cosa que les ayuden a conectarse.

Y, sobre todo, trate de relajarse usted también, porque su tranquilidad y el buen estado de ánimo son motivaciones fundamentales para todos en casa.

Artículos relacionados

%d bloggers like this: