Estás aquí

Cardenal de EEUU quiere que el papa responda sobre abusos

PORTADA – El cardenal Raymond Burke arriba a una conferencia de prensa en el 1er aniversario de la muerte del cardenal Carlo Caffarra, en Roma, jueves 6 de septiembre de 2018. Burke, uno de los principales detractores del papa Francisco, dijo el jueves que estaba “profundamente perturbado” por las acusaciones de que el pontífice encubrió abusos sexuales y quiere que se investigue, a la vez que lo presionó para que responda a una serie de preguntas sobre sus ideas acerca del matrimonio. (AP Foto/Alessandra Tarantino)

Por NICOLE WINFIELD,  Associated Press

ROMA, Italia — Uno de los principales detractores del papa Francisco dijo el jueves que estaba “profundamente perturbado” por las acusaciones de que el pontífice encubrió abusos sexuales y exigió que se investigue el caso, a la vez que lo presionó al pontífice para que responda a una serie de preguntas sobre sus ideas acerca del matrimonio.

El cardenal estadounidense Raymond Burke negó el jueves haber tenido conocimiento previo de la acusación formulada por el exnuncio a Estados Unidos, el arzobispo Carlo Maria Viganò. Ambos son conservadores y han compartido la tribuna en conferencias tradicionalistas.

Burke dijo que leyó la extensa acusación de Viganò, de que Francisco fue cómplice en casi dos décadas de encubrimiento del excardenal Theodore McCarrick, cuando se publicó el 26 de agosto. Dijo que quedó “profundamente perturbado” y que ha pedido una investigación.

Sin embargo, dijo que es más importante que Francisco responda a una serie de preguntas formuladas por él y otros tres cardenales conservadores hace más de un año acerca de la apertura a los católicos divorciados y vueltos a casar por registro civil. Dichas preguntas apuntan al meollo de la fe cristiana, acotó.

Burke habló el jueves en una conferencia al cumplirse el aniversario de la muerte de uno de los coautores de las preguntas, el arzobispo de Bolonia, Carlo Caffarra.

Burke, Caffarra y otros dos pidieron a Francisco que clarificara ciertos aspectos, o “dubia”, derivados de su documento “La alegría del amor”, de 2016, que aparentemente abre la puerta a que católicos divorciados y vueltos a casar por el civil puedan recibir la comunión. Francisco no les ha respondido.

Burke dijo que compartía la “profunda tristeza” de Caffarra ante el “silencio” del papa y se preguntó si ese dolor no había contribuido a su muerte.

“Las dubia deben tener respuesta tarde o temprano”, dijo Burke. “Es una respuesta sencilla: sí o no. Eso es todo. No es complicado”.

Los conservadores temen que la apertura de Francisco haya provocado confusión en los fieles acerca del magisterio de la Iglesia sobre la indisolubilidad del matrimonio.

Muchos fieles católicos, entre ellos el titular de la Conferencia de Obispos estadounidense, también han reclamado respuestas a las acusaciones de Viganò.

Francisco ha dicho que “no dirá una palabra” sobre las acusaciones. Por el contrario, destacó el valor del “silencio y la oración” frente a los que siembran el escándalo y la división.

Artículos relacionados

%d bloggers like this: