Estás aquí

Ola de frío azota Arizona y gran parte del oeste de EEUU

Las Montañas Empire se ven al fondo después de que una segunda ronda de tormentas invernales provocó nevadas en la zona metropolitana de Tucson y el sureste de Arizona el 2 de enero de 2019. (Mike Christy/Arizona Daily Star via AP)

PHOENIX, Arizona (AP) — El oeste de Estados Unidos tuvo el miércoles cambios drásticos en el clima después de que cayera nieve sobre los cactus del desierto de Arizona, mientras que Anchorage registraba temperaturas cálidas… al menos para los estándares de Alaska.

En Phoenix, la temperatura mínima por la noche fue de 30 grados Fahrenheit por primera vez en cinco años y se pronosticaba más frío para el jueves. En el área de Tucson cayeron hasta 6 pulgadas de nieve en algunas zonas.

“Fue algo mágico”, dijo Jessica Howard, residente de Vail, un suburbio de Tucson, quien llevó a sus hijos de 5 y 8 años de edad a jugar en la nieve. “Lo único que veo en estos momentos en mis redes sociales son imágenes de nieve”.

La nieve espolvoreó los cactus y montañas del sur de Arizona y cubrió el norte del Gran Cañón.

En otras partes, el Servicio Nacional de Meteorología emitió alertas de heladas para el condado de Nevada en el que se ubica Las Vegas. El martes se registró una nevada sobre una autopista desértica que cruza una montaña a tan solo 20 minutos de la “Ciudad del Pecado”.

En Albuquerque, muchas agencias públicas y escuelas cerraron debido a la fuerte nevada y caminos cubiertos de hielo.

Las bajas temperaturas y la nieve son “muy poco frecuentes” en el área, dijo Glenn Lader, del Servicio Nacional de Meteorología en Tucson. Nogales, una ciudad de Arizona en la frontera con México, también registró hasta 15 centímetros de nieve.

El clima invernal incluso afectó al sur de California, en donde se prevén lluvias, vientos y bajas temperaturas.

Entre tanto, algunas partes de Alaska recibieron el nuevo año con clima relativamente cálido para la región que ayudó a derretir la nieve en Anchorage. Un cambio de la corriente en chorro llevó vientos cálidos del sur hacia Alaska, elevando la temperatura a 44° F.

Fue un bienvenido cambio para las 32.6 pulgadas de nieve que cayeron en Anchorage durante diciembre, la mayor parte de ella durante la primera mitad del mes.

Continúa el pronóstico de bajas temperaturas, con máximas por debajo de los 32 grados Fahrenheit e incluso alcanzando 9° Fahrenheit.

Artículos relacionados

%d bloggers like this: