Estás aquí

¡Festejemos nuestra tradición del Día de Reyes!

En la religión católica, los Reyes Magos tienen su origen en los relatos del nacimiento de Jesús. En el Caribe, el tallado de figuras representativas de los tres Reyes Magos es un patrimonio cultural, tal como lo muestran estas esculturas en yeso del artesano puertorriqueño, Kelvin Mercado. (Cortesía/ Kelvin Mercado)

Por HUGO MARÍN, La Jornada Latina

hugomarin76@gmai.com

PITTSBURGH, Pensilvania — Una de las tradiciones navideñas más bonitas que se celebra en Latinoamérica es el Día de Reyes.

La costumbre que tiene su origen en los tiempos de la colonización española y el interés de cristianizar a la población indígena se basa en los tres Reyes Magos de Oriente, quienes de acuerdo a los pasajes bíblicos, llegaron hasta Belén tras el nacimiento de Jesús de Nazaret para adorarlo, rendirle homenaje y obsequiarle regalos de gran riqueza simbólica: oro, incienso y mirra.

Curiosamente en los evangelios son identificados como “magos”, no “reyes”, y en ninguna parte se revelan sus nombres. Tampoco se especifica que fueron tres.

Estudiosos de la Biblia coinciden que este número surge por la cantidad de obsequios que recibió Jesús.

Hoy día, en algunos países hispanoparlantes, existe la tradición de representar a los Reyes trayendo los regalos que los niños les han pedido en sus cartas.

Poco a poco, la tradición ha ido agregando otros detalles a modo de simbología, como, por ejemplo, que los magos representan tres razas conocidas en la antigüedad, de las tres edades del hombre y de tres continentes: Asia, África y Europa.

De ahí Melchor suele aparecer como un hombre de la tercera edad con barba blanca, Gaspar con barba pelirroja y Baltasar, de raza negra y más joven.

En la religión católica, los Reyes Magos tienen su origen en los relatos del nacimiento de Jesús que aparecen en el Nuevo Testamento de la Biblia.

En el evangelio de San Mateo es donde únicamente se hace mención de unos “magos” (sin especificar nombres o número), quienes siguieron una estrella que los llevó hasta el “Rey de los Judíos” en Belén, región al sur de Jerusalén.

Con el pasar del tiempo, particularmente en países de tradición católica, se adoptó la costumbre de celebrar al mismo tiempo el día de la Epifanía (6 de enero) y la festividad de los Reyes Magos.

Fue así como, poco a poco, se fue olvidando la palabra Epifanía y ahora solo se le conoce como Día de Reyes.

En algunos lugares del Caribe se organiza una “Cabalgata de Reyes” el día 5 de enero.

Entonces, los personajes de los Reyes Magos suelen ir montados a caballo o en carrozas, vestidos con mantos y coronas.

En España, particularmente, es tradicional que los regalos de Navidad los traigan los Reyes Magos la noche del 5 al 6 de enero.

Varios países de Latinoamérica, especialmente en México, mantienen la costumbre española de que los niños reciban regalos de los Reyes Magos entre la medianoche del 5 de enero y en la mañana del 6 de enero. La tradición sigue con la comunidad mexicana inmigrante aquí en Estados Unidos.

Normalmente, la noche del 5 de enero, los niños recogen grama y la colocan en una caja de zapatos. La ponen al lado de su cama o debajo del árbol de Navidad.

El pasto es para alimentar a los camellos de los Reyes Magos.

También, algunos católicos tradicionales se juntan y rezan rosarios cantados en honor a los Reyes Magos.

Estos rosarios se celebran en muchos lugares e incluyen el rezo de los 15 misterios.

Comienzan con la salida del sol en víspera de Reyes y se extienden hasta el amanecer del día de la Epifanía, cuando se canta el Rosario de la Aurora.

%d bloggers like this: