Organizan tercera Marcha de Mujeres en Columbus

En esta foto de archivo, Caroline Barrie y su hermana, de Columbus, Ohio, viajaron a Cincinnati con sus pequeñas hijas para participar en la primera Marcha de Mujeres, en Washington Park, el 21 de enero de 2017. Juntas confeccionaron carteles para exigir respeto e igualdad. (LJL/Elvia Skeens)

Por PATRICIA RUIZ, La Jornada Latina

patriciaohio54@gmail.com

COLUMBUS, Ohio — El tercer sábado de este mes de enero nuevamente se concentrarán las mujeres en Washington y en el resto de país para la Women’s March, o Marcha de las Mujeres.

La primera manifestación se realizó el 21 de enero, al día siguiente de la toma de posesión del presidente Donald Trump en el 2017, cuando las mujeres se lanzaron a las calles para protestar contra un gobierno que, desde su candidatura y elección, amenazaba no solo los derechos de la mujer sino de las minorías.

Durante las elecciones presidenciales de 2016, había mucha seguridad entre la población femenina estadounidense de que el próximo presidente sería una mujer y para esa fecha se había postulado Hillary Clinton.

Las mujeres al ver que esta elección no resultó así y al salir victorioso Trump hubo gran descontento, por la intolerancia, racismo, odio, irrespeto a los valores y a los logros alcanzados por las mujeres, y por su falta a la verdad que había manifestado y demostrado en cada expresión.

La primera voz de protesta en forma pública la hizo en Hawai, Teresa Shook, cuando en las primeras horas -al conocerse la elección de Trump y no estar de acuerdo con este resultado- escribió en su cuenta de Facebook, “creo que deberíamos marchar”.

La idea la tomó Evvie Harmon amiga de la anterior, y a la que se unieron mujeres de todo el mundo.  

Harmon, quien después se convirtió en co-fundadora y coordinadora de la marcha global dijo que en las primeras 72 horas de haber salido esta nota en Facebook, había tenido un apoyo inmenso y así se fue haciendo viral el llamado para marchar en la capital de la nación al igual que en otros países como Canadá, Suiza, Reino Unido y Noruega.

Esta convocatoria la hicieron las mujeres de Women Equality Party, el partido por la igualdad de las mujeres, pero aparte de ser una protesta contra el nuevo presidente la marcha tenía como objetivo llamar la atención sobre los derechos de las mujeres, reclamar justicia social, igualdad racial, libertad religiosa, inmigración y los derechos civiles.

El apoyo fue creciendo con muchas organizaciones e individuos que se unieron a las ideas de igualdad, unidad y justicia sin importar color ni género, y a este llamado respondieron grupos como Amnistía Internacional, Greenpeace, asociaciones de lesbianas, bisexuales, gays y transgénero, The Equality Trust y Scientists for EU, entre otros.

La reunión fue autorizada para hacerla el sábado 21 de enero a un lado del Capitolio, en la capital del país, en la avenida de la Independencia y a pesar del frío se presentaron solo en ese sitio más de medio millón de mujeres y hombres, mostrando así la resistencia y descontento al nuevo gobierno.

Durante la manifestación se escucharon las voces de protesta y apoyo al movimiento, de mujeres famosas en el campo de las artes y la política en todo el mundo.

Esta primera marcha se realizó en Washington DC y el mismo día se reunieron miles de mujeres en casi todas las capitales estatales del país y en muchas ciudades del mundo.

Se repitió en el 2018, con el propósito de buscar el mejoramiento de las condiciones no solo de las mujeres sino de las personas sin importar su género, su orientación sexual, ni de qué país proviene, que son las amenazas que lanza Trump.

Para este 2019 ya está la cita hecha con la marcha en Washington, que es a las 10 a.m.

En el centro de Ohio será a las 11 de la mañana al frente del capitolio estatal (statehouse), como dice Amanda Rengifo “debemos asistir para seguir demostrando la resistencia a Trump”.

%d bloggers like this: