Trump presenta imagen inexacta de los migrantes

El presidente Donald Trump habla en una reunión anual de la Coalición Judía Republicana, el sábado 6 de abril de 2019, en Las Vegas. (AP Foto/John Locher)

Por CALVIN WOODWARD, Associated Press

WASHINGTON, D.C. — Cuando el presidente Donald Trump habla sobre las masas de centroamericanos que intentan ingresar a Estados Unidos, describe una horda de hombres fornidos con malas intenciones, “algunas de las personas más rudas que usted haya visto”, y se burla de ellas por actuar como bebés asustados para que los estadounidenses de corazón compasivo los acepten.

Sin embargo, las cifras de su propio gobierno presentan una historia distinta: los que están arribando son cada vez más familias y niños. Entre ellas hay miles que obtienen una oportunidad para vivir en Estados Unidos porque explican convincentemente que enfrentan persecución en sus países de origen.

Últimamente, Trump ha elegido la imagen de un combatiente de artes marciales mal encarado para que sea el rostro de esos migrantes.

“¿Qué tan estúpidos podemos ser como para aguantar esto?”, se preguntó el mandatario el sábado en un discurso ante un grupo republicano judío. “El programa de asilo es un timo”. Ese luchador apócrifo ha estado apareciendo repetidas veces en la retórica desdeñosa de Trump.

De sus afirmaciones del sábado:

TRUMP, con relación a los solicitantes de asilo: “Gente que se ve como si debiera estar luchando para la UFC (Ultimate Fighting Championship, una compañía que promueve combates de artes marciales mixtas). Leen una paginita que les dan abogados que están por todas partes”, asesorándolos para que digan “temo mucho por mi vida. Me preocupa mucho que sea acosado si me regresan a mi casa”. Luego Trump se mofó de los jueces de inmigración o de otros funcionarios: “Oh, denle asilo. Tiene miedo. Tiene miedo”. Y agregó: “No nos encanta el hecho de que tiene tatuajes en el rostro. Ése no es un buen indicio”.

LOS HECHOS: Los migrantes de los que se mofa no encajan en ese perfil. El flujo actual de inmigrantes centroamericanos que arriban a la frontera sur de Estados Unidos está formado por grandes grupos integrados por familias. Varios años antes, la mayoría de los centroamericanos que solicitaban asilo en la frontera eran niños sin acompañante.

El mes pasado, la oficina de estadísticas de inmigración de Seguridad Nacional publicó su informe anual más reciente en torno al flujo de solicitantes de asilo y de refugiados, el cual incluye el año 2017. Entre los que llegaron de Guatemala, El Salvador y Honduras y solicitaron asilo en la frontera, el 56% eran niños sin acompañante. El porcentaje fue el mismo el año anterior y más elevado en 2015.

En total, Seguridad Nacional autorizó las solicitudes de asilo de más de 26,500 personas en 2017. Aproximadamente una tercera parte eran niños, casi la mitad eran mujeres y cerca de dos terceras partes estaban casados.

Además, el Departamento de Justicia les concedió asilo a más de 10,500 personas que ya estaban en Estados Unidos y que solicitaron refugio durante sus audiencias de deportación.

China, El Salvador y Guatemala encabezaron las nacionalidades de las personas a las que se les concedió asilo.

____

TRUMP: “Si ponen un pie en nuestro territorio, si empiezan a trepar una valla y están del lado de México, bienvenidos a Estados Unidos. Piensen en ello. Es una locura”.

LOS HECHOS: No es tan sencillo. Lo que le falta a la retórica de Trump es que es legal llegar a la frontera y solicitar asilo. En cuanto a los que se infiltran ilegalmente a Estados Unidos y piden asilo, también tienen derecho a hacerlo.

Como afirma el informe de Seguridad Nacional: “En general, cualquier extranjero presente en Estados Unidos o que llegue a un puerto de ingreso podría solicitar asilo sin importar cuál sea su estatus migratorio”.

Ya sea que lo pidan en la frontera o tras ser capturados dentro del país, a la mayoría no se les concede.

A la gente se le define como solicitante de asilo cuando llega a la frontera y pide ingresar o cuando hace esa solicitud estando ya dentro de Estados Unidos. A las personas que no se encuentran cerca ni en el interior del país y desean obtener su ingreso con base en argumentos humanitarios se les considera refugiados. En general son individuos que están viviendo fuera de sus países, como por ejemplo en campamentos de refugiados.

Estados Unidos autorizó el ingreso de 53,691 refugiados en 2017, un descenso del 37%, lo cual se atribuye a un incremento en las verificaciones de seguridad. Aproximadamente 43% eran niños, y había un número ligeramente superior de mujeres que de hombres. Entre los adultos, el 62% estaban casados.

____

TRUMP: “Tienen una lotería de visas, a los demócratas… lo que ustedes quieran. ¿Creen ustedes que están colocando a sus mejores integrantes, creen que están poniendo a sus mejores personas allí? No”.

LOS HECHOS: Este es uno de los datos ficticios favoritos de Trump: la idea de que otros países inscriben a sus ciudadanos problemáticos en una lotería de visas de Estados Unidos con la esperanza de que obtengan una y se muden a territorio estadounidense. El mandatario incrementa la falsedad al atribuir el programa sólo a los demócratas. El presidente republicano George H.W. Bush promulgó el programa de lotería de visas con diversidad en 1990 y contó con amplio respaldo bipartidista.

En él, los ciudadanos de ciertos países elegidos por Estados Unidos pueden solicitar visas si tienen un nivel educativo suficiente o experiencia de trabajo en los campos deseados. De ese grupo de solicitantes con estudios y experiencia, el Departamento de Estado selecciona al azar a un grupo mucho más pequeño de posibles ganadores. No todos los ganadores obtendrán una visa porque aún deben competir por un número aún más pequeño de vacantes al presentar rápidamente sus solicitudes. Finalmente, a los que se les ofrezcan visas deben someterse a una revisión de antecedentes, al igual que cualquier otro inmigrante.

%d bloggers like this: