“Textear” y manejar, un riesgo mortal

Un 61 por ciento de conductores de Ohio encuestados por AAA aseguró que raras veces, o ninguna usan tecnología de “manos libres” para teléfonos en sus vehículos, mientras que un 59 por ciento manifestó que siempre o continuamente mantenían los teléfonos fuera del alcance cuando manejaban. (La Mega Nota/Elvia Skeens)

Por YAHAIRA WEBBER, La Mega Nota

yahawebber@gmail.com  

CINCINNATI, Ohio — Manejar “intexticado” es la nueva definición que ha dado la Asociación Automovilística Estadounidense (AAA, por sus siglas en inglés) al hecho de conducir y “textear”.

Realmente estos términos solo se promueven en inglés, pero aprovechamos para compartir la iniciativa, tratando de traducir el concepto, adaptarlo en español y empezar a crear conciencia en nuestro propio idioma.

“¡Manténgase con vida. No a “textear” y manejar! Mensaje creado por la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (NHTSA) y el Departamento de Transporte de los Estados Unidos (USDOT), desde agosto de 2017, con la finalidad de crear conciencia social y evitar accidentes. (La Mega Nota/Elvia Skeens)

Aunque ninguna de las dos palabras aparece en el Diccionario de la Real Academia Española, ya deben considerarse de uso común, sobre todo cuando representan una amenaza a la seguridad en las carreteras.

Manejar intoxicado, es un término muy conocido que describe la acción detrás del volante bajo la influencia de alcohol u otra sustancia nociva.  Quien viole la norma, sabe que le esperan medidas punitivas.

Con este mismo enfoque se identifica ahora la frase “manejar intexticado”, en referencia al acto de distraerse con el celular, revisando o enviando mensajes de textos e interactuando en redes sociales mientras se maneja; un acto irresponsable que puede resultar en tragedia.

El 11 de abril de 2019, en conmemoración del Mes Nacional de Conciencia contra la Distracción en el Manejo, AAA lanzó una campaña de prevención en Ohio.

Reveló resultados de una encuesta estatal, en la cual el 71 por ciento de los participantes aseguró haber notado un incremento de conductores distraídos con dispositivos electrónicos en los últimos dos años, por lo que un 68 por ciento estuvo de acuerdo en apoyar una ley que regule y penalice a conductores que se distraen “texteando”.

El anuncio audiovisual describe que “conductores distraídos matan unas nueve personas y causan lesiones en más de mil, todos los días, en Estados Unidos”. Y apela directamente al público: “¡Guarde ese teléfono!  Las vidas dependen de esto. No maneje intoxicado. No maneje “intexticado””.

La realidad es única: usted no puede mandar mensajes de texto cuando conduce.

Las estadísticas nacionales dicen que quienes lo hacen tienen 23 veces más probabilidades de involucrarse en un accidente automovilístico que otros conductores.

Según el Departamento de Trasporte de los Estados Unidos (USDOT), un choque generalmente ocurre dentro de un promedio de tres segundos después que un conductor se distrae.

Datos sobre mensajes de texto y conducción de esta institución señalan que los teléfonos celulares están involucrados en 1.6 millones de accidentes automovilísticos cada año, causando medio millón de lesiones y acabando con 6,000 vidas.

Y, de acuerdo con la organización Focus Driven, hasta el 80 por ciento de todos los choques involucran alguna forma de distracción del conductor.

La Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (NHTSA) refiere que, durante cualquier momento del día, un 11 por ciento de los conductores está hablando en sus teléfonos.

El Instituto de Transporte Virginia Tech (VTTI) asegura que enviar mensajes de texto mientras se conduce es seis veces más probable que cause un accidente automovilístico que por intoxicación de alcohol u otra sustancia.

Es importante que adquiera el hábito de pensar que llamadas o mensajes de texto se deben enviar antes del viaje.

Cuando todavía no ha arrancado el motor, tómese un momento para pensar qué información puede necesitar o debe enviar.  Programe su mapa/localizador GPS desde el principio.

Una vez ha definido todo, guarde su celular.  ¡Manténgalo lejos de sus manos e imagine que no existe!

Si es algo urgente, desvíese, detenga el vehículo en un lugar seguro y atienda su teléfono.

Ese tiempo extra que tomará puede significar la diferencia entre la vida y la muerte.

La idea de un conductor designado siempre ha funcionado cuando se trata de beber alcohol.

En este caso, también puede pedir a sus pasajeros que le ayuden a responder, sin que esto represente otra distracción.

Existen varios tipos de aplicaciones -algunas de ellas gratuitas- que permiten bloquear los mensajes entrantes o enviar respuestas automáticas para que sus amigos sepan que está conduciendo.

De ahora en adelante, recuerde que manejar “intexticado” es un riesgo mortal.

Considere, y piénselo muchas veces, antes de arriesgar su seguridad y la de otras personas por leer un mensaje de texto que bien puede esperar.

¡Pase la voz y ayude a crear conciencia!

%d bloggers like this: