Debate de prensa se enfoca en inmigración

De izquierda a derecha: Madhu Sharma, del Instituto Internacional de Akron; Elizabeth Knowles, directora de la clínica de inmigración y derechos humanos de la Universidad de Akron; Damber Subba, inmigrante butanés y residente de la cuidad de Akron y Utomhin Okoh, oficial de relaciones comunitarias del Departamento de Policía de Akron. (La Mega Nota/Claudia Longo)

CLAUDIA LONGO

claudia_cle@yahoo.com

AKRON, Ohio  — Inmigración en el noreste de Ohio, fue el tema de una mesa redonda del Club de Prensa de Akron.

 

Contó con la presencia de comunicadores, organizaciones sin fines de lucro, integrantes de la Corte Municipal de Akron y público en general.

 

El amplio debate nacional sobre el impacto de la inmigración, legal e indocumentada, también se desarrolla en el noreste de Ohio.

 

Akron y el condado de Summit han adoptado un plan de “comunidad acogedora” para refugiados e inmigrantes, y gran parte del limitado crecimiento de la población aquí ha sido impulsado por la migración con documentos. Sin embargo, Ohio cuenta con cuatro instalaciones de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) que detienen a personas en redadas en todo el país.

 

El panel del Club de Prensa de Akron analizó los problemas y el impacto de la inmigración.

Una de las integrantes fue Madhu Sharma, directora ejecutiva del Instituto Internacional de Akron y fue quien abrió la exposición explicando la diferenciación entre el término “inmigrante” y “refugiado”.

 

Existen muchos preconceptos sobre estas dos categorías de migrantes y, algunas veces, se le da una connotación negativa a estos grupos según cómo hallan emigrado.

Sharma expuso el hecho de que todos los refugiados son inmigrantes e hizo énfasis en la lamentable diferencia que existe entre los refugiados que llegan a su agencia, quienes son patrocinados por el programa de gobierno de reasentamiento, dirigido por el Departamento de Seguridad Nacional del Estado, y los migrantes que llegan a la frontera sur solicitando asilo en el país.

 

El programa de reasentamiento brinda a dichos migrantes asilados, ayuda financiera, un lugar donde llegar con la familia, herramientas para conseguir trabajo mientras tramitan sus papeles y hasta clases de inglés para toda la familia.

 

Un gran contraste con su pares que llegan a través del sur de la frontera, quienes en caso de lograr ingresar por un puerto de entrada, deben esperar la resolución de sus casos tras las rejas en un centro de detención para migrantes, privados de su libertad por tiempo indefinido y separados de sus familias.

 

Existen 460 centros de detención para migrantes en todo el país, los cuáles albergan a más de 40 mil detenidos por día en total.

En la cuidad de Youngstown, Ohio, se encuentra uno manejado por CorCivic, donde un tercio de los detenidos son migrantes.

Muchos llegan a Ohio a pocos días de haber tocado suelo estadounidense luego de entregarse a las autoridades de la frontera y solicitar asilo.

Sin ayuda del gobierno o guía alguna, sin contactos y con la falta total de conocimiento del idioma inglés, esperan en sus celdas el próximo paso de un proceso largo y tedioso del sistema migratorio de Estados Unidos.

 

Por suerte existen recursos como el que brinda Elizabeth Knowles, directora de la Clínica de Inmigración y Derechos Humanos de la Facultad de Derecho de la Universidad de Akron, quien también fue parte del panel.

La estrategia de práctica legal permite a los estudiantes -durante su último semestre- la defensa de remoción de inmigración con enfoque en el asilo como forma de alivio para quienes buscan protección contra la persecución en sus países de origen.

 

Ofrecen representación directa a esas personas que buscan asilo mientras están detenidas bajo la custodia de ICE.

Abogan por sus clientes ante un juez de inmigración y se presentan con frecuencia en la Corte de Inmigración de Cleveland.

 

Ayudan a realizar presentaciones de “conozca sus derechos” para grupos de no ciudadanos detenidos en centros de los condados de Geauga, Butler y Seneca.

Brindan asistencia en los tribunales, con casos de visas U, Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) y solicitudes de discreción procesal.

 

El panel contó con la presencia de Utomhin Okoh, un oficial de relaciones comunitarias con el Departamento de Policía de Akron quien busca acercarse a las comunidades inmigrantes para lograr un vínculo de respeto y confianza que se ha perdido, “gracias a las medidas tan duras de implementación de las leyes de inmigración de esta administración”.

 

Muchas veces personas indocumentadas no denuncian ciertos crímenes, sobre todo los de violencia doméstica, por miedo a ser reportados por la policía con la oficina de inmigración, haciendo que la comunidad en general sea menos segura y el trabajo de la policía más difícil.

 

Es por eso que el programa dirigido por Okoh, busca derribar esa barrera y asegurar a la comunidad de inmigrantes que estos están seguros y protegidos ya que para la policía de Akron no es prioridad reportarlos a ICE.

 

Damber Subba, el primer refugiado de Bután en ser parte del Departamento de Policía de Akron, representó a esta institución, compartiendo su experiencia al llegar a Estados Unidos.

 

Destacó que gracias a la ayuda de su familia y la comunidad logró insertarse en la sociedad de Akron y servir a través de las fuerzas del orden como traductor, fortaleciendo el vínculo entre la comunidad butanesa y la policía.

Artículos relacionados

%d bloggers like this: