Organizan protestas contra redadas

Miles de personas, incluidos inmigrantes y activistas, protestan contra las políticas migratorias del presidente Donald Trump, en Chicago, el sábado 13 de julio de 2019. (Abel Uribe/Chicago Tribune via AP)

Por HUGO MARÍN

hugomarin76@gmail.com  

La Mega Nota

PITTSBURGH, Pensilvania  — Un golpe en la puerta puede significar deportación.  

Durante los últimos dos años y medio, muchas familias inmigrantes han estado viviendo en una atmósfera de miedo y tensión. 

Ese sentimiento se intensificó recientemente, cuando se difundió la noticia de que la administración de Trump estaba nuevamente planeando una ola de redadas a nivel nacional. 

Según se anticipa, agentes de ICE estarían irrumpiendo en las casas de familias inmigrantes indocumentadas. 

El plan, que originalmente estaba programado para comenzar a fines de junio, se retrasó por dos semanas, y las familias están ahora en alerta máxima.

Las redadas de momento no han  ocurrido como se esperaba, en cambio, la administración dice que planea llevar a cabo varias de menor escala.

En Pittsburgh, por ejemplo, ya se ha reportado en las redes sociales, avistamientos de agentes federales en Shady Side y Lawrenceville, haciendo preguntas en español a residentes. 

La administración Trump había planeado sus redadas de inmigración cuando las personas probablemente estarían en casa y entonces así llevar a cabo arrestos.

En los últimos años se ha dado un cambio significativo en las tendencias de los agentes de ICE.

En el pasado los esfuerzos se centraban en allanar lugares de trabajo; ese era normalmente el objetivo de sus redadas. 

Hoy día han recurrido a los hogares de las personas como el lugar para encontrarles y detenerles. Según un informe del Proyecto de Defensa de Inmigrantes, en los últimos dos años se ha registrado un aumento en los arrestos en el que los agentes de ICE ingresan a hogares mediante el uso de métodos engañosos, inclusive forzando su entrada, levantando sus armas y utilizando amenazas.

Cuando Donald Trump asumió su cargo en 2017, casi de inmediato hizo modificaciones para expandir la autoridad de ICE. 

Según un estudio del Pew Research Center, la cantidad de arrestos por ICE ha aumentado en un 30 por ciento durante su administración. 

En este país, las leyes relacionadas al acceso a una residencia, son muy específicas. Sin una orden judicial, agentes del ICE no pueden entrar a las casas. 

Grupos defensores aconsejan a la comunidad que mantengan sus puertas cerradas mientras los movimientos activistas, en distintos estados de la nación, han salido a las calles para protestar contra una medida considerada anti-inmigrante.

%d bloggers like this: