Preparando a sus hijos para el nuevo año escolar

Ha llegado el momento de regresar a clases. (Pixabay/Nashtya Gepp)

Por YAHAIRA WEBBER

yahaira.webber@lamegamedia.com  

La Mega Nota

PITTSBURGH, Pensilvania — Aquí en los Estados Unidos, las últimas semanas del verano ya están en camino, y el nuevo año escolar queda “a la vuelta de la esquina”.

Y para quienes ya se han acostumbrado a no pensar en tareas, en una agenda de rutinas, ni menos seguir la norma de levantarse temprano, ya es momento de comenzar a “desempolvar” las gavetas, preguntarse qué puede servir para el colegio, qué va para la canasta de donaciones  y qué se necesita realmente agregar a lista de compras escolares. 

Un buen consejo -atendiendo el viejo refrán que dice: “no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy”- es organizar la habitación y preparar los espacios que los niños y jóvenes necesitan para estudiar cómodamente. 

Pero ¿Qué pasa con quienes van a la escuela por primera vez, aquellos que cambian de colegio  o los que recientemente han inmigrado con sus padres?  

Los niños que comienzan la escuela por primera vez o se mudan a una nueva deben hacer frente al mayor ajuste; incluso subir de grado significa también enfrentar más exigencias académicas, un nuevo maestro y un círculo social distinto.

Con un poco de preparación y planificación, además de consultar distintos recursos de orientación, usted “pasito a pasito” puede aprender cómo ayudar a sus hijos en estos procesos de transición para adaptarse a lo nuevo.

Así tendrá herramientas para hacer que esos primeros días de la escuela sean más fáciles para niños o adolescentes. 

A continuación les compartimos algunas de esas estrategias para poner en práctica: 

1)Hable del entorno

Asegúrese que su hijo esté familiarizando con la escuela. Si estuvo en el mismo colegio el año pasado ¡genial!

Solo necesita conversarles de cualquier diferencia en este nuevo año 2019-2020. 

Una técnica efectiva para ayudarles a vencer el temor es que le describa algunas cosas no experimentadas del entorno.  

“Este año vas a tomar una clase de español”. “ahora te corresponde comer en la cafetería”, “en el receso intermedio participarán alumnos de grados más altos” y “ahora que vas al séptimo grado tendrás tareas todos los días”, son algunas ideas para presentarles los nuevos desafíos.    

Si, por el contrario, es la primera vez en la escuela, entonces debe buscar alternativas que le permitan visitar el plantel antes que empiecen las clases, o tal vez, organizar un paseo divertido por los alrededores. 

Para los pequeñines resultará mejor si les entusiasma con las áreas de juegos o lugares designados para actividades de entretenimiento. 

2)Planifique una visita

Es bueno pensar en ir con ellos de visita. Se sentirán mejor y les ayudará a ganar confianza. 

Puede mirar el salón de clase o la biblioteca y utilizar el baño. Lo más importante es que él o ella se sienta seguro allí.

3)Aproveche la orientación 

Muchas escuelas permiten que los estudiantes, especialmente en los grados más bajos, acudan a una sesión de orientación antes que comiencen las clases.

Esto se hace precisamente para que pierdan el miedo y puedan interactuar en el entorno que, durante los próximos meses, pasarán la mayor parte del día.  

4)Describa el trabajo docente

Una vez sus hijos salen de casa, llegan al colegio, y entran al aula, el maestro es quien dirige todos los pasos del proceso de enseñanza-aprendizaje.

Explíqueles que allá deben respeto y obediencia, de la misma forma que en casa lo hacen con padre, madre, o tutor. 

Fomente la buena relación y la comunicación con sus maestros, en especial, que se acostumbren a confiar para que cualquier problema que se presente lo informen de inmediato en el aula, pero también lo hablen en casa para pensar en estrategias de solución. 

Si observa que durante la primera semana de clase su hijo (a) no parece haberse conectado 

con su maestro, no dude en contactarle.

Simplemente explíquele que su hijo estaba emocionado antes de comenzar la escuela .pero no parece haberse adaptado todavía.

5)¡A dormir temprano!

Imponga la norma, con hora fija y un período de espera que no se puede pasar.

Los niños deben acostarse temprano y durante la semana, no es recomendable que vean televisión o pasen largo rato frente a las pantallas de computadoras o tabletas.  

Si las tareas e investigaciones así lo requieren, vigile que se tomen sus espacios de descanso, tanto para la vista como por postura.    

Los niños necesitan entre 9.5 y 11 horas de sueño por noche, dependiendo de su edad.  Los adolecentes unas 9 horas. 

Acostúmbreles a leer antes de acostarse, esto relaja y fortalece el aprendizaje. 

Artículos relacionados

%d bloggers like this: