Cuestionan redadas y acciones anti-inmigrantes

“Ningún ser humano es ilegal” muestra un cartel -en referencia a las acciones anti-inmigrantes del actual gobierno- en esta fotografía de archivo, tomada durante una protesta en Cincinnati, Ohio. (La Mega Nota/Elvia Skeens)

Por HERNÁN GÁLVEZ  

hernan.galvez@lamegamedia.com  

La Mega Media 

CLEVELAND, Ohio — El presidente Donald Trump cumplió sus amenazas y empezó con la caza de indocumentados en todo el país. Sin embargo, el criterio de “selección” para no sólo indagar sobre la situación migratoria, sino para detener personas, fue, por lo menos, polémico. 

Los oficiales del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) detuvieron residentes permanentes e, incluso, ciudadanos estadounidenses. 

Este fue el caso de Aaron Moreno y su esposa, Brittany, de Painesville, al este de Cleveland. 

En la misma entrada de su cochera fueron interrogados junto a sus dos hijos, menores de edad, el 23 de julio de 2019.  

No los dejaron proseguir con su rutina hasta que mostraron su documentación. Él se dirigía al trabajo, ella, a dejar a sus hijos en la guardería para también irse a trabajar.

Aaron es residente permanente y Brittany, ciudadana estadounidense de nacimiento, con ascendencia mexicana. 

La “justificación” proporcionada oficialmente por Khaalid Walls, vocero de ICE, es que se les intervino porque calzaban con la descripción de dos personas que los agentes tenían en la mira. Sin embargo, este argumento se cae por un detalle: Aaron fue detenido primero. 

Él había salido de la casa alrededor de las 5:45 de la mañana. Su esposa fue intervenida unos minutos después, por los mismos agentes. 

La política de búsqueda de indocumentados –“tolerancia cero”, la llama Trump– ha sido cuestionada no sólo por agresiva, sino por usar estereotipos que rozan la discriminación. 

Por ejemplo, es ya común observar automóviles con las siglas ICE merodeando vecindarios en Cleveland conocidos por tener gran porcentaje de inmigrantes mexicanos.

Esta situación local enlaza con lo ocurrido hace poco en Edinburg, Texas. 

Francisco Galicia, estudiante estadounidense de 18 años de ascendencia mexicana, fue encarcelado bajo condiciones infrahumanas por 23 días por agentes de inmigración. 

No le dejaron bañarse hasta el momento en que fue liberado. Tampoco fue alimentado apropiadamente; perdió 23 libras durante esas tres semanas. 

Galicia se dirigía a un evento estudiantil el 27 de junio cuando fue detenido en un punto de revisión cerca de la frontera mexicana. 

El joven traía consigo su identificación estatal, imposible de obtener en Texas sin que previamente se muestre evidencia de ciudadanía o residencia permanente.

También cargaba la tarjeta de seguro social y su acta de nacimiento estadounidense; aun así, fue arrestado.

Se estima que existen unos 107,000 extranjeros sin papeles en Ohio. 

La última detención masiva ocurrió el 5 de junio de 2018, cuando 114 indocumentados fueron arrestados mientras trabajaban en una compañía de jardinería de Sandusky. La mayoría eran investigados por evasión de impuestos y robo de identidad.

Michael Rendon, abogado de inmigración en Ohio, candidato a juez el año pasado, ex agente fronterizo y ex agente especial en el Departamento de Seguridad Interna, conoce el problema desde dentro.

“En mi opinión, las recientes redadas de ICE están siendo ejecutadas simplemente porque la administración de Trump cree que puede obtener un beneficio político con ellas. Es estrictamente un ‘espectáculo’…El presidente desea reelegirse y piensa que estas redadas son el medio hacia ese objetivo”, dijo a La Mega Nota, el abogado Michael Rendon. 

 “Estaría más impresionado si la administración actual buscase una negociación de buena fe para llegar a una reforma migratoria, sin insistir en pedir fondos para este ‘muro’ ridículo. Habiendo trabajado como agente fronterizo y agente especial, considero que este muro no es sólo un medio inefectivo y costoso para proteger nuestra frontera; es, sobre todo, anti-americano”, refirió Rendon. 

Considera, además, que por estar en época preelectoral, ese aliciente político podría empeorar la situación. 

“Lo que venga en lo que queda del gobierno de Trump depende de si él cree que esta política migratoria favorece sus ambiciones personales. Si ve que funciona para su campaña y para aquellos votantes a la expectativa, yo espero que esto empeore. Si ve que no le funciona o daña sus opciones para reelegirse, él buscará señalar, culpar y despedir a alguien más dentro de su administración, y su estrategia podría virar drásticamente hacia otra dirección”.

Artículos relacionados

%d bloggers like this: