Cleveland festeja otro año de orgullo boricua

HERNÁN GÁLVEZ   

hernan.galvez@lamegamedia.com 

CLEVELAND, Ohio  — La ciudad se vistió, de nuevo, de rojo, azul y blanco. La bandera puertorriqueña adornó las calles de la concurrida avenida Fulton, en pleno corazón de Cleveland, para conmemorar un año más de orgullo puertorriqueño.

“Era justo lo que necesitábamos, una celebración pacífica que una a nuestro pueblo”, dijo a La Mega Nota, Nabeska “Becky” Avilés, miembro del comité organizador de la parada y festival puertorriqueño, y encargada especial del aspecto cultural.

El evento se realizó en el parque Roberto Clemente, un lugar más pequeño y a su vez acogedor, a diferencia de otros años.

La organización recae por segundo año consecutivo en la Asociación de Oficiales de Policía Hispanos (HPOA, por sus siglas en inglés).

En diez horas de celebración, desde las 11 de la mañana hasta las 9 de la noche, no hubo un solo incidente que lamentar.

“Estamos orgullosos que pudimos demostrar que nosotros los puertorriqueños -pero también los latinos en general porque aquí estuvimos juntos todos- podemos celebrar en paz”, comenta Becky Avilés.

Las calles de Cleveland se llenaron de banderas y orgullo boricua. (Cortesía/HPOA)

Como en todo acontecimiento latino que se respete, no faltó la buena música ni la excelente comida.

El olor a frituras -empanadillas, rellenos de papa, chicharrones, los populares “pinchos” de puerco y pollo, entre otros- le daba un toque inigualable al son alegre y contagioso de los grupos locales que iban desfilando en tarima.

“Papo” Ruiz y orquesta -recientes acompañantes del gran Tito Nieves en el Megaconcierto-, Sammy de León, el Grupo Fuego y Kawakán, le dieron más vida a una celebración que derrochaba alegría.

El calor era agobiante, y tanto niños como adultos no dudaron en refrescarse en la pileta que adorna el parque, entre canción y canción.

“Junto con Manny Vélez, sargento de policía y vicepresidente de HPOA, y Lizeth González, fideicomisaria de HPOA, Joe Mercado, dueño del Benny’s Bar y Rosa Cruz, profesora del sistema escolar de Cleveland, y yo, su amiga ‘Becky’, investigadora federal, como comité, estamos más que contentos con los resultados”, destacó Avilés.

“Fue una fiesta familiar con actividades para niños, y vinieron más personas que esperamos. Es el segundo año organizando la parada, pero el primero organizando el festival. Toda la comida se acabó”.

El comité invita a todos, boricuas o no, a unirse a la actividad del próximo año, que será el 1 de agosto. “A todo aquel que desee participar, sin importar su nacionalidad, los invitamos”.

Al respecto, Manny Vélez no oculta su emoción.

“Me siento tan humilde por la confianza que ha puesto la comunidad en nosotros. No pudimos haberlo logrado sin la ayuda de nuestros patrocinadores. Y el apoyo ha sido tanto que decidimos, en un gran esfuerzo, ofrecer una parada y festival por dos días. Estamos muy contentos y emocionados por eso. Falta un año, pero ya empezamos a trabajar”.

Artículos relacionados

%d bloggers like this: