Aporte hispano al desarrollo nacional

CLAUDIA LONGO    

claudia.longo@lamegamedia.com 

CLEVELAND, Ohio  — ¿Quienes se consideran hispanos? El término es utilizado para describir a los hispanoparlantes, es decir que hablan el idioma español como primera lengua.

Granjeros inmigrantes cosechan fresas en los campos de Estados Unidos. (Pixabay)

Estas personas provienen de diferentes países latinoamericanos o España; independientemente de su etnia u origen, se mantienen unidos por el idioma.

En Estados Unidos los hispanos son el grupo más grande dentro de las minorías y su influencia es tal que entre el 15 de septiembre y el 15 de octubre, se celebra el Mes de la Hispanidad.

A continuación destacamos algunos ejemplos de la influencia hispana en este país.

En 1960, el Pew Research Center estimó que había 6,3 millones de hispanos en los Estados Unidos. Esa cifra creció a más de 56 millones en 2015, y se prevé que crezca a 107 millones para 2065.

Un informe realizado por NERA Economic Consulting destaca la enorme contribución económica que los hispanos representan en el país.

Uno de los principales puntos de énfasis en el informe es el impacto incremental en la producción económica de un empleo más rápido y el crecimiento demográfico entre los hispanos de Estados Unidos frente al empleo y el crecimiento entre el resto de la población.

Entre ahora y 2025, este impacto tiene un promedio de $701.4 millones

La contribución hispana a la economía está creciendo. La fuerza laboral se está expandiendo tres veces más rápido.

La población hispana es joven. El promedio de edad de los hispanos es de veintinueve años, en comparación con treinta y ocho para la población general.

Dos tercios de los hispanos están en la fuerza laboral, y el 73 por ciento están empleados.

Los hispanos inician nuevos negocios. Tienen las tasas de emprendimiento más altas que cualquier grupo étnico estadounidense.

A pesar de sus dificultades, los hispanos han prosperado en Estados Unidos y han hecho su parte para ayudar en el desarrollo de la nación.

El Censo de los Estados Unidos estima que, a nivel nacional, 3.3 de los 27.6 millones de empresas son de propiedad hispana.

La industria agrícola depende en gran parte del trabajo de los hispanos, y muchos de los derechos adquiridos se deben al líder laboral mexicano-estadounidense y activista César Chávez, nacido en Estados Unidos de padres inmigrantes, quien planteó la lucha para otorgar mejores condiciones laborales a los obreros.

Los hispanos han contribuido a la historia política estadounidense a través de la participación en la Revolución durante el surgimiento de la República Americana.

Además, también asistieron en el ámbito político tras las elecciones de 1844 y la posterior firma del Tratado de Guadalupe.

Cada vez con más frecuencia se suelen escuchar nombres hispanos que han surgido en los últimos años como figuras destacadas en la política de los Estados Unidos.

Desde senadores y representantes en el Congreso como Mario Díaz-Balart y Marco Rubio en Florida o Ted Cruz en Texas.

En las elecciones de 2016, Brian Sandoval se convirtió en el primer gobernador hispano del estado de Nevada y Susana Martínez en Nuevo México.

La influencia hispana es tan significativa que por primera vez en la historia tenemos un aspirante hispano a la Casa Blanca, el ex alcalde de San Antonio, Texas, y ex secretario de Vivienda, Julián Castro.

Sonia Sotomayor destaca como la primera latina en ocupar el cargo de juez de la Corte Suprema de los Estados Unidos.

También los hispanos se han destacado en la industria del entretenimiento.

Grandes cantantes y reconocidos actores en Hollywood han sido de origen hispano.

Rita Moreno, José Feliciano, Ricky Martin, Eva Longoria, Jennifer López, Sofía Vergara, y muchos otros, exhiben sus nombres frecuentemente en las carteleras de cines o conciertos.

A su vez dentro de la rama del periodismo, vemos destacados nombres como es el ejemplo de Jorge Ramos, Soledad O’Brien y Jorge Gestoso.

Quizá el mayor aporte de los hispanos a esta nación es la influencia en la gastronomía.

Es tan significativa la influencia que tortillas, arroz con frijoles y el tequila forman parte de la amplia selección culinaria del país, a tal punto que la salsa ha reemplazado al kétchup como condimento No. 1 de Estados Unidos.

Hoy en día, las tortillas se venden más que las hamburguesas y los “hot dogs”.

Las ventas de “tortilla chips” triunfan sobre las papas fritas, y los tacos y burritos se han vuelto tan comunes en el menú “americano”, que la mayoría de la gente ni siquiera los considera alimentos étnicos.

Artículos relacionados

%d bloggers like this: