Wladimir Muñoz, pinceladas que viajan

PATRICIA RUIZ     

patricia.ruiz@lamegamedia.com 

COLUMBUS, Ohio  — Wladimir Muñoz es un pintor nacido en Quito Ecuador, quien vive en Columbus, pero recorre el mundo llevando su arte.

Después de terminar sus estudios, Muñoz tenía la intención de continuar la educación tradicional, pero a los 12 años dice que guiado por un profesor fue llevado al dibujo artístico. Siempre tuvo el gusto y la inclinación por lo místico, curiosidad que lo llevó a conocer la cultura védica y a los 16 años viajó a Costa Rica, donde continuó sus estudios en el Instituto Superior de Estudios Védicos.

“Los caballos”, otra de sus obras, hecha en Columbus con “pinceladas que viajan”. (La Mega Nota/Patricia Ruiz)

Es allí donde se identificó y siguió su carrera, que lo condujo hacia las bellas artes. En San José presentó su primera exposición.

Con el deseo de salvar su gusto por la pintura, caracterizado por un espíritu independiente, viajó a América donde continuó su preparación en el Instituto de Estudios Védicos, practica arte marcial y yoga – y dice que fue “para conectarse más con la naturaleza”.

Aparte de la pintura hace esculturas por encargo de hormigón y fibra de vidrio.

Wladimir Muñoz trabaja en detalles de una escultura presentada en Columbus, en 2019. (La Mega Nota/Patricia Ruiz)

Sus trabajos también le han permitido regresar a su país natal donde ha trabajado con conocidos pintores de ese país como Almeida, Kingman, Niaupari, Ceballos y Guayasamín, entre otros.

En 1991 fundó en Berlín, Alemania el Club Art Soul, obra que ha sido exhibida en diferentes galerías y países a través de las embajadas y consulados de Ecuador.

En la actualidad se desempeña como profesor de arte y retratos de pintura en los que figuran importantes personalidades públicas.

En 2012 trajo a Columbus la exposición “Odisea de unos pinceles” por la que recibió reconocimiento del alcalde, Michael Coleman.

En el centro de Ohio ha participado en varias exhibiciones y en el Festival Latino.

A fines de septiembre del 2018 inició en Ecuador, Colombia y Argentina llevando terapia artística para niños con discapacidades.

Visitó instituciones diplomáticas, donde hacía  seminarios y talleres para niños con problemas, de 8 a 12 años. Así trabajó con casi 800 niños durante todo el programa.

Para la segunda fase, en julio del 2019, partió desde Ecuador hacia el resto de países de Suramérica para con su trabajo “A través de la luz interior” aprovechar la época de frío en esa región y llevar esta ayuda a los niños que tienen tantas carencias.

Sus recorridos por todo el continente los hace disfrutando otra de sus aficiones, el motociclismo.

En febrero del 2019, invitado por Art Word, en Bangkok,Tailandia se inauguró su exposición. Contó con la presencia del Primer Ministro de Tailandia Sr. Prayut Cha. Luego la llevó a India, Laos y Vietnam. 

En Bangkok, además, presentó una retrospectiva de sus obras y retratos.

Una de estas ya está en las oficinas centrales de The Air China, en Beijing.

Es característico en la obra de Muñoz que no solo es la pintura, ni su creación; también transmite un mensaje interior, porque como él mismo dice: “tratando de obtener placer para nuestros ojos, a veces existe el riesgo de perder la alegría de nuestra visión”.

¿Qué refleja su arte?

“Se ve armonía, colores, puede encontrar estas variaciones cromáticas múltiples que el ojo distingue cuando observa cuidadosamente, con el propósito de capturar estos mundos interiores y exteriores que la luz transforma en los seres vivos y en las cosas”.

Y por esta razón sigue experimentando con diferentes estilos, técnicas y texturas.

“Mi arte quiero que más que decorativo sea de comunicación. Del arte se puede vivir, especialmente de los retratos. En este momento la gente conoce, valora más el trabajo, estoy más ocupado. Los programas en los que colaboro son para ayudar a la gente, llevándoles esperanza”.

Asegura que el arte es expresivo y se deben hacer más exposiciones para mostrar el trabajo de latinos en todas partes.

Su trabajo y el amor por los viajes, han hecho de Wladimir Muñoz un hombre con una vida interesante, independiente y llena de cultura.

Artículos relacionados

%d bloggers like this: