Anuncian regulaciones para cannabis medicinal

En un ambiente profesional, cónsono con el de un establecimiento dedicado a la salud, los dispensarios de cannabis son centros modernos para ofrecer la nueva alternativa medicinal a sus pacientes. (Cortesía/Sonia Robinson)

Por HUGO MARÍN, La Mega Nota

hugomarin76@gmail.com

 

PITTSBURGH, Pensilvania — La flor del cannabis o marihuana, como comúnmente se le conoce, ha sido por décadas eje de controversia. Sin embargo, lo que en el pasado fue una planta ilegal y una peligrosa droga, se ha convertido hoy día en una medicina “bona fide” que genera una industria multimillonaria a nivel nacional.

En abril de 2016, el gobernador Tom Wolf legalizó el cannabis medicinal y en febrero del pasado año se establecieron instalaciones para su cultivo en McKeesport y en el condado de Greene.

Ahora, pacientes que sufren enfermedades severas tienen acceso legal a productos de marihuana en dispensarios encontrados en toda la región.

Para ello es necesario que el paciente o persona a cargo de su cuidado cuente con una tarjeta oficial de cannabis medicinal, las cuales son emitidas exclusivamente por el estado.

Según los estatutos de la reglamentación, para obtener una, el paciente debe visitar el portal cibernético del Departamento de Salud de Pensilvania y completar un formulario básico de información personal.

Si el paciente es menor de edad, padece de alguna discapacidad o requiere asistencia, la persona a cargo tendrá también que llenar un formulario similar.   

Solo personas con condiciones médicas significativas como se define bajo la ley estatal, pueden cualificar para tener una tarjeta de cannabis.

Al presente se reconocen 17 condiciones como aceptables, estas son: ELA (enfermedad de Lou Gehrig), autismo, cáncer, enfermedad de Crohn, epilepsia, glaucoma, VIH/SIDA, enfermedad de Huntington, enfermedad inflamatoria del intestino (EII), convulsiones intratables, esclerosis múltiple (EM), neuropatías, enfermedad de Parkinson , trastorno de estrés postraumático (PTSD), anemia de células falciformes, daño al tejido nervioso de la médula espinal con indicación neurológica de espasticidad intratable y dolor crónico o intratable de origen neuropático, además de casos donde la terapia y el tratamiento con opiáceos hayan resultado ineficaces para aliviar el dolor.

El padecimiento de salud debe ser confirmado por un doctor como parte del proceso.

Según el Departamento de Salud de Pensilvania, hay 83 prácticas médicas en el área metropolitana de Pittsburgh que pueden certificar solicitudes para la tarjeta.

Una lista actualizada de médicos locales participantes está disponible en la página oficial de internet del gobierno estatal.

Una vez certificado por un médico autorizado, se paga una cuota de cincuenta dólares para completar la solicitud.

Algunos pacientes que reciben asistencia del gobierno son elegibles para descuentos.

En el suroeste de Pensilvania la ley actualmente permite un total de 15 dispensarios.

En los límites de la ciudad de Pittsburgh existen cuatro: Cresco Yeltrah en el Strip District, Maitri Medicals en Oakland, Solevo Wellness Center en Squirrel Hill y Keystone Integrated Care en Lawrenceville.

En áreas adyacentes hay uno localizado en la municipalidad de Cranberry, dos en el condado de Butler, al igual que en Zelienople. Washington (PA), Greensburg, Uniontown y Monroeville tienen un dispensario cada uno.

El uso del cannabis ha sido descriminalizado para fines médicos únicamente; su uso recreacional es aún ilegal y puede conllevar severas repercusiones legales.

Al igual que muchas medicinas, esta es considerada una sustancia controlada, la cual solo debe ser utilizada bajo las directrices de un doctor.

Artículos relacionados

%d bloggers like this: