Reguetón, legado hispano para el mundo

HUGO MARÍN   

hugo.marin@lamegamedia.com 

PITTSBURGH, Pensilvania  — Cuando se habla de música latina, tradicionalmente se pensaba en salsa, merengue, cumbia o tango. Sin embargo, la evolución hispanoamericana moderna ha traído un nuevo sonido, el reguetón.

Este relativamente nuevo ritmo ha conquistado el mundo, y sus exponentes son habitualmente galardonados con premios Grammy, Billboard y Tu Música, entre otros.

En esta fotografía, el joven John Z, durante un festival de pueblo, en Puerto Rico. El reguetón es una música relativamente nueva y de gran popularidad entre la juventud hispana; aunque se estableció en Puerto Rico, tuvo sus orígenes en Panamá, influenciado por ritmos jamaiquinos. (Cortesía/Marilú Abraham)

Actualmente, a pesar de haber encontrado éxito a nivel global, el reguetón es aún estigmatizado por su origen de índole urbano y es eje de controversias. 

La presentación de Bad Bunny en la pasada celebración del Festival de Viña del Mar, generó fuertes críticas por parte de entes gubernamentales, y recientemente el género entero ha sido prohibido en Cuba por considerarse como una amenaza a la cultura.

El reguetón básicamente nació en complejos de vivienda pública, diseñados para familias de bajos recursos económicos en San Juan, Puerto Rico.

Como colonia estadounidense, la proliferación de la música rap en Estados Unidos a finales de los 80, impactó el país y despertó el interés por este género musical en jóvenes boricuas quienes comenzaron a componer canciones de rap en su idioma, español.

El primero en grabar un tema de rap en español en Puerto Rico fue Rubén DJ, cuando en 1987 lanzó el sencillo, “La Escuela”.

Para este tiempo, el rap en español en Puerto Rico era aún muy nuevo y carecía de la atención de casas disqueras.

En una era anterior a las redes sociales o plataformas como YouTube, los jóvenes hacían grabaciones en sus hogares y promovieron el material musical en “cassettes” que reproducían con equipos caseros. Por su naturaleza de barrio, al género musical se le denominó como “underground”.

DJ Negro, DJ Playero y DJ Nelson, eran jóvenes productores que reclutaban talento para lanzar estos “cassettes” a la venta.

Simultáneamente al otro lado Caribe, en Panamá, sucedía un fenómeno muy similar, pero a diferencia de Puerto Rico, el rap de Panamá tenía ya una influencia jamaiquina que fusionaba elementos del “reggae” y “dembow” en sus canciones.

Nando Boom fue, sin duda alguna, pionero de este género; más fue El General con su éxito “Te ves buena” (1991), quien cambió la tendencia de la música boricua.

El estilo único de El General llamó la atención de DJ Negro y Playero quienes pronto incorporaron el pegajoso ritmo a sus grabaciones.

Es así como a principios de la década de los años 90, artistas como Daddy Yankee e Ivy Queen comienzan a cementar el reguetón.

La narrativa en las letras de sus canciones, reflejaban escenas de la vida urbana, desde la perspectiva de aquellos quienes no tenían un estatus social elevado o que viven bajo el nivel de pobreza.

En 1995, el gobernador de Puerto Rico, Pedro Rosselló (padre del recién derrocado Ricardo Rosselló), puso en marcha una controvertible campaña llamada “Mano dura contra el crimen”.

Esta política activó un alza en el número de policías para intervenir en áreas que el gobierno consideraba de alta incidencia criminal.

Como parte de esta iniciativa anticrimen, agentes de la ley irrumpieron en tiendas de discos, confiscando cassettes y CD’s de reguetón “underground”, acusando al género musical de promover el uso de drogas, violencia y libertinaje sexual.

Las intervenciones no acabaron con los problemas sociales por los que atravesaba la isla en ese tiempo, ni tampoco con la popularidad del género. Por el contrario, con la llegada del nuevo milenio, el reguetón se establece para quedarse.

Ante un auge en popularidad a nivel local, una nueva generación de intérpretes capturaba el sentir de jóvenes hispanos por toda América, identificados con la temática de las canciones que hablaban de una realidad común.

Calle 13, Don Omar y Tego Calderón popularizaron el género a nivel internacional, pavimentando el camino para lo que es el reguetón moderno.

Con el pasar de los años, el reguetón se suaviza y comienza a experimentar un cambio.

Los temas románticos se incorporan al repertorio, al igual que toda otra vertiente de ramificaciones.

Cantantes de otros géneros hacen mezclas con reguetón y la música alarga su alcance, llegando a casi todos los rincones.

Lo que en un momento se vio como un movimiento criminal, se ha convertido en cultura colectiva hispanoamericana.

El año pasado Maluma amenizó la pasarela de Dolce & Gabbana en Milán, y Nicky Jam cantó en la apertura de la Copa Mundial de la FIFA. 

Artículos relacionados

%d bloggers like this: